CUERO

Limpiar los restos de suciedad más gruesa de los zapatos con un trapo húmedo o un cepillo de cerdas suaves.

Aplica betún del color del calzado o incoloro y espera que se seque.

Retira el betún con un cepillo especial de abrillantado de zapatos de cerdas suaves y, para un acabado más brillante, termina limpiando con un trapo seco suave.

Hay que hidratar el cuero cada cierto tiempo para que no se agrieten y se abran.  Con cera incolora especial para calzado

PIEL GRASA

Requiere de una adecuada nutrición.

Para comenzar, las cepillaremos para eliminar los restos de suciedad. Después se pueden limpiar con un paño húmedo con agua y jabón neutro y se eliminan los restos jabonosos con otro paño sólo humedecido en agua que no suelte pelusa. Después de secarse, se hidratan con grasa de caballo o alguna cera específica.

NOBUK

Para quitar el polvo de las sandalias dale con un cepillo especial de gamuza, siempre en dirección a los pelos del material para que no se estropee.

Para limpiar manchas leves usa una goma de borrar. Retira los restos de goma con el cepillo de gamuza.

Para manchas más profundas, frota con un trapo húmedo impregnado de agua con vinagre blanco, con moderación. Procura secar antes la mancha con un papel absorbente y deja secar antes de limpiar la mancha.

Ten cuidado con tus sandalias de nobuk y el agua, los líquidos no son buenos aliados del nobuk


SERRAJE

Las sandalias de serraje utilizan una piel externa y más tosca, que los hace más resistentes que los de nobuk pero también nos exigen ser cuidadosos con ellos.

Cepíllalos con frecuencia con un cepillo suave y si tienen barro, elimínalo con un cepillo metálico o de cerdas duras.

Si no has podido evitar que se te mojen no los pongas a secar junto a una fuente de calor como el radiador: rellánalos de papel de periódico que absorba la humedad y ayuda a que no se deformen las tiras, déjalos secar al aire.

Para absorber las manchas de grasa, usa polvos de talco.


CHAROL

Limpia el polvo del calzado con un trapo húmedo con agua y un poco de jabón. Deja secar antes de aplicarle ningún otro producto.

Para hidratar prueba con vaselina, aceite de oliva o ceras. Frota el zapato con un trapo seco de algodón o gamuza para darles brillo.


TERCIOPELO

Si la mancha está fresca ponle polvos de talco para que absorba el líquido. Deja un día para que se seque, luego limpia con un poco de agua con jabón y con un cepillo suave frota con mucho cuidado la mancha.

Solo agua fría y muy poca; el agua caliente daña el terciopelo.